Saltar navegación e ir al contenido principal
Biblioteca digital de Bogotá
Logo BibloRed
Saltar el buscador

Esta ingresando al contenido principal

Periferias de Bogotá
  • Exposición

  • Literatura

Estás en: Bogotá siempre viva

Periferias de la gran ciudad

Los contornos que se extienden más allá del centro son las periferias. Las líneas de este gran conjunto llamado Bogotá se expanden en escenarios diversos y vibrantes como su núcleo.

En Bogotá la gente se mueve en bicicleta, Transmilenio, automóvil o buseta; pero en algunas localidades hay personas que lo hacen a caballo, mientras arrean un grupo de vacas o cosechan bultos de cebolla junca. Aquí funcionan, por lo menos, cinco mezquitas musulmanas y varios centros de meditación budista. En Bogotá viven 235 especies de aves, entre migrantes y endémicas. Esta es una ciudad colmada de periferias.

Foráneos en la ciudad

En esta ciudad hay restaurantes que sirven platos caribes, andinos, mediterráneos o de islas ubicadas en las antípodas del planeta. Se escuchan acentos de todo el país y son varias las legiones de extranjeros que viven acá. Como bien dice el escritor cartagenero Roberto Burgos Cantor en su libro En las alturas: “La venganza de la periferia consistió en volver el centro del país en una mezcolanza”. Y en ese indefinible cóctel la ciudad se ha renovado y mutado en una urbe laberíntica de crecimientos impredecibles.

Los imaginarios aportados desde la periferia han enriquecido a una ciudad hoy inabarcable que, sin embargo, hace poco menos de un siglo era provinciana y aburrida, como bien lo cuenta la escritora bumanguesa Elisa Mujica en su libro Bogotá de las nubes: “A principios de 1930, cuando llegó a Bogotá el escritor Alcides Arguedas, acostumbrado a pasar la mitad de su vida en París, asistiendo a conciertos, escuchando conferencias, visitando museos, alternando con lo más granado, aquí casi se muere de inanición y nostalgia”. Ha sido la periferia la que ha enriquecido culturalmente a esta ciudad enclavada entre montañas, a la que, trágicamente, se han sumado familias que han llegado desde el Pacífico, La Guajira o la selva huyendo de la larga guerra a acomodarse, con su cultura y geografía, en barrios que cuelgan de montañas empinadas.

Esta ciudad ha sido contada por el surrealismo, la psicodelia, el horror, la ciencia ficción y lo fantástico. En esta ciudad viven alrededor de 20.000 habitantes de calle, hay sobanderos que arreglan lesiones con sus manos y curanderos que rezan para sanar una herida. Hay festivales de cumbia, punk, rap y metal extremo. Esta ciudad está colmada de periferias.

Narrativas de los extramuros

Otro foráneo que adoptó a Bogotá como una de sus casas fue Gabriel García Márquez, quien, según la exposición Gabo en Bogotá, dice que la ciudad “en todos estos años no ha sido otra cosa que una playa verde y desmedida, a 2.600 metros sobre el nivel del mar”. En este capítulo se explora las periferias de la gran ciudad. Contadas desde textos que abordan el largo conflicto colombiano, o prestan su voz a mujeres que caminan incansablemente las calles, o ubican su punto de vista en los ojos ciegos de un niño pequeño, o van de la mano de habitantes de calle que atraviesan un extraño limbo -eso también es Bogotá- con gatos y ratas como única compañía. Aquí también se encontrará con textos que documentan el desplazamiento forzado, el uso de plantas medicinales en Sumapaz, antologías de ciencia ficción contemporánea latinoamericana o fotografías antiguas de lugares de la ciudad que en algún momento fueron periféricos y hoy constituyen el centro de la misma.

En Bogotá viven personas de diferentes lugares del país y el mundo, escucha en este paisaje sonoro cómo suena el habla bogotana.

Recursos recomendados

Periférica

Una muestra de algunos títulos que abordan los múltiples contornos de esta máquina descomunal.

Selecciona las Colecciones en las que vas a añadir el contenido

Para consultar los contenidos añadidos busca la opción Tus colecciones en el menú principal o en Mi perfil.

Mis colecciones

Cargando colecciones

Explora los libros y recursos que fueron consultados para la construcción de este capítulo en la colección Periferias de Bogotá.